Krav Maga y su aplicación a seguridad

Krav maga como parte del desarrollo integral de la seguridad

Históricamente, una gran cantidad de ataques al principal se han llevado a cabo dentro de un radio de diez metros del mismo. Esta distancia puede ser recorrida por el atacante mucho antes de que se alcance a desenfundar un arma. Lo mismo aplica para cualquier persona en la calle que es sorprendida por asaltantes que toman ventaja de una situación y abordan a la persona para amenazarla. ¿Qué se puede hacer en estas situaciones? Aquí es donde entra el krav maga.

¿Qué es el Krav Maga?

El “Krav Maga” (pronunciado krav magá), o combate de contacto en hebreo, es un sistema de defensa personal creado por el experto en artes marciales Imrich “Imi” Lichtenfeld justo antes de la creación de Israel en 1947. Se basó en principios de movimientos instintivos, agresivos y fáciles de aprender para su rápida adopción por las Fuerzas de Defensa Israelíes. Desde entonces, ha evolucionado y se ha adaptado para atender las distintas necesidades civiles, policíacas, y/o militares.

Actualmente, el krav maga es utilizado y forma parte del entrenamiento de distintas unidades especiales de seguridad e inteligencia en el mundo como Mossad, Shin Bet, FBI, CIA, entre otros. Además de ser adaptado para las distintas necesidades de seguridad civiles como protección ejecutiva y defensa personal.

Entre sus principios se encuentran el estar alerta antes, durante y después del conflicto para buscar objetos para la defensa, salidas y otros atacantes; contra atacar de forma proporcional; y maximizar la efectividad atacando puntos vulnerables del oponente. Además de disminuir y evitar la escalada del conflicto, tácticas de prevención, y evasión, de ser necesario y/o posible.

¿Cómo ayuda para el desarrollo de un agente de seguridad?

Un sistema de defensa personal como éste es importante para los agentes de seguridad, ya sea militar, policía o protección, pues desarrolla atributos en apoyo a otras habilidades necesarias, crea una alternativa al conflicto armado, e inculca una confianza única en sus practicantes.

Primero, el agente aprende a prevenir situaciones y, de ser necesario, neutralizar a los oponentes de manera rápida y efectiva, integrando: técnicas, tácticas, psicología y mentalidad en la pelea. Esto es relevante ya que en el entrenamiento se incorporan situaciones tácticas donde el agente debe de utilizar más de sus conocimientos como sometimiento y control, uso de armas de fuego, evacuación de terceros, entre otros. De esta forma, se desarrollan capacidades y atributos en función de la seguridad.

Además, el conocer este sistema de defensa, permite a los agentes crear una alternativa al conflicto armado, pues en situaciones donde es peligroso para otros utilizar armas de fuego o simplemente no es razonablemente necesario, el uso correcto de la  fuerza mediante las técnicas de defensa puede disuadir y/o detener a los atacantes sin hacer una escalada de violencia. Las técnicas ayudan al individuo a defenderse a sí mismos o a terceros, de situaciones contra atacantes con o sin armas, practicando en condiciones adversas y bajo presión, como en el suelo, en la oscuridad, en lugares cerrados, vehículos, etc.

Finalmente, en el krav maga se aprende a que las reacciones sean instintivas y tengan una continuidad. Es decir que antes, durante y después de un enfrentamiento, el practicante tiene que reaccionar de manera adecuada para que pueda lidiar de manera eficaz y efectiva con cualquier tipo de amenaza. Esto inculca al practicante una confianza única para el desarrollo de sus actividades pues, a través del entrenamiento y constante práctica en distintas situaciones tácticas, conoce sus alcances y límites.

En resumen, el krav maga es un sistema de defensa personal que engloba el manejo de conflicto de una forma sencilla y real, donde el practicante puede desarrollar habilidades que le servirán para su mayor seguridad, le crea alternativas para manejar una situación de peligro en distintos escenarios practicados bajo presión mental y física, y le inculca una confianza única en el manejo de sus capacidades para lidiar con situaciones de alto estrés.

SEGURIDAD PERSONAL: RUTAS Y VEHÍCULOS

Si ya estás siguiendo los nuevos hábitos de seguridad, es probable que te hayas preguntado: ¿Qué pasa con cosas que no puedes cambiar del día a día?  Por ejemplo, ir al trabajo o escuela y de regreso a casa. ¿Cómo mejorar la seguridad en mis trayectos si siempre paso por los mismos lugares? Todo esto tiene una solución que tiene que ver con el reconocer los peligros, identificar puntos de interés y mantener la alerta.

 

Vamos a trabajar sobre la idea más típica, es la ruta de casa-trabajo-casa. Para poder llevar a cabo el siguiente ejercicio requerirás:

 

  • Un mapa (Google Maps o alguno en papel para que puedas rayarlo)
  • Plumón o pluma
  • Tu auto

 

Reconocimiento

Ya hemos mencionado que es importante estar alerta, pero estarlo el 100% del tiempo puede ser bastante cansado. Este ejercicio nos ayudará a reducir el riesgo sin hacerlo tedioso.

 

Hay muchas personas que saben navegar solo por avenidas grandes y cuando hay desviaciones se pierden, por lo que es importante poder conducir en estas rutas sin necesitar el GPS. Para esto, lo primero que tenemos que identificar son tres o cuatro rutas de casa al trabajo y de regreso con las siguientes características:

  1. Avenidas o rutas más rápidas
  2. Transito fluido
  3. Menor cantidad de semáforos, altos o paradas forzosas (vías del tren, cruceros, etc.)
  4. Identificar rutas alternas que normalmente un GPS no logra. (Ejemplo: Atravesar estacionamientos que conectan algunas calles o avenidas.)
  5. Evitar barrios o colonias peligrosas

 

Esto nos dará una idea más clara de por dónde transitar sin establecer un patrón, pues cada día puedes cambiar de ruta y observar tu alrededor.

 

Identificar puntos importantes

Una vez que hayas seleccionado tus rutas, debes identificar los puntos de interés que son:

 

  1. Puntos de seguridad (estación de policía, puesto militar, control policiaco, alta concentración de seguridad).
  2. Puntos de emergencia (Hospitales, centros médicos, bomberos, Cruz Roja, etc.).
  3. Zonas y puntos de peligro (Puentes, cruceros, vías de tren, reparaciones de calles, construcciones, barrios y colonias peligrosas).

Te sorprendería saber cuántos lugares seguros y de emergencia no habías notado. La idea es que puedas acudir a uno de ellos en caso de una emergencia médica o de que notes que te están siguiendo.

 

Prueba y confirmación

El siguiente paso es recorrer estas rutas y confirmar lo que hayas identificado ya que puede que Google Maps no esté actualizado y ya existan nuevos lugares. Aquí es donde vas a notar si existen construcciones, zonas difíciles de transitar por falta de mantenimiento y otros.

 

Puntos de ahogo

Ahora, existirán puntos por los que inevitablemente tienes que pasar para llegar a tu trabajo o casa aunque cambies de ruta; a estos se les llama Puntos de Ahogo. Aquí es donde más vigía tienes que estar ya que tus movimientos son predecibles por aquí.

En estos puntos debes enfocarte en identificar la actividad típica que existe como: cantidad de personas, tipo de vehículos, qué hacen las personas, etc. Cuando haya algo diferente podrás notar si te parece sospechoso o parte de lo cotidiano.

 

Analiza los peligros.

Una vez que hayas hecho lo anterior, busca en los puntos de ahogo donde puedas ser atacado por las características no deseadas. Tienes que pensar cómo sería fácil llevar a cabo un ataque. Aquí debes identificar salidas de emergencia, por ejemplo: pasar por encima del acotamiento, banqueta, etc.

Una vez que hayas encontrado los puntos más peligrosos, debes permanecer alerta y sin distracciones cada vez que pases por ahí, además de notar vehículos pesados que puedan cerrarte el camino o personas sospechosas que estén ahí sin razón alguna.

 

Recuerda: “La rutina es el enemigo número 1 de la seguridad y la protección”

 

El análisis de rutas que acabas de hacer te permitirá identificar los puntos potenciales de peligro y minimizar el riesgo en tus traslados. Ahora solo falta que apliques técnicas de contra vigilancia tanto a pie como en vehículo para evitar ser seguido o vigilado. Esto lo veremos a detalle en el siguiente artículo.

 

Por Gabriel Angulo

 

SEGURIDAD PERSONAL: 5 HÁBITOS PARA EVITAR SER VÍCTIMA

Este artículo es el primero de una serie enfocada a la Seguridad Personal.

Desde que inicié en mi trabajo en el mundo de la seguridad personal y protección, me he encontrado con muchas inquietudes de las personas con respecto al tema de cómo cuidarse y prevenir situaciones riesgosas. Por lo anterior, en este artículo presento las prácticas básicas de los equipos de protección profesional que pueden ser adoptadas por cualquier persona que quiera estar más seguro y evitar convertirse en víctima, sin que esto se vuelva paranoia o se vuelva algo tedioso.

RIESGO POR RECOMPENSA – TRIÁNGULO DEL DELITO

Antes que nada, tienes que entender que los delincuentes se manejan por una lógica de  Recompensa a cambio de Riesgo. Es decir, ellos buscan obtener algo (cartera, carro, dinero, etc.) a cambio del riesgo de ser golpeados, arrestados, perseguidos, etc. A esto, los expertos, le llaman “Triángulo del Delito”.

Esto quiere decir que tiene que existir una oportunidad (lugar, momento, hora, distracción, etc.) para que suceda el delito. Y nuestro trabajo es evitar esos momentos. ¿Cómo? Agregando los siguientes hábitos que les llamaremos:

LAS 5 S’s DE SEGURIDAD PERSONAL:

  1. Ser Atento (situational awareness en inglés) – Acepta la amenaza

Poner atención a tu alrededor y aceptar que sí puede suceder un ataque o asalto. Mirar y observar personas, vehículos y cosas fuera de lugar o que interrumpan el patrón natural o cotidiano. Es importante que se note que pones atención al entorno. Puedes ver tu celular y atender el Whatsapp o correo, pero OBSERVA primero, camina sabiendo qué hay a los lados. Los criminales no “salen de la nada” como habrás escuchado de tus amigos con “mala suerte” que han sido asaltados dos o tres veces.

  1. Sin rutina

Evitar la rutina. Inevitablemente vamos de casa al trabajo (o escuela) a diario, pero lo que podemos variar es el tiempo en que salimos, la ruta que tomamos, o incluso, de ser posible, el vehículo.

  1. Seguridad (procedimientos)

Tener un plan de emergencia en caso de que te sigan o recibas una llamada con amenaza. Con un plan podemos evitar muchos errores que en el momento, por el miedo, cometemos. Ten una palabra o frase clave que solo tu familia sepa, pónganse de acuerdo en dónde se pueden ver todos en caso de que tengan que irse de la casa por una emergencia.

  1. Sentido Común

Ejercitar el buen sentido común. ¿Tiene sentido tomar y manejar rápido? ¿Andar de noche en algún área peligrosa de la ciudad? ¿Incitar a una pelea porque te insultaron o porque rápidamente te enojas? La gente que pierde la vida por ataques, asaltos o accidentes de este tipo, no tenía pensado que así acabaría su vida, ni en ese día. La única forma de saber que estás teniendo una buena prevención es ver en retrospectiva y decir “en 20 años nunca me han asaltado “.

  1. Siempre bajo perfil

Mantener un bajo perfil. No quiere decir que no puedas andar en tu súper carro, o traer tu súper reloj o anillo de compromiso. Quiere decir que debes de saber CUÁNDO y DÓNDE llevarlo. Trae solo lo que sabes que vas a (o podrías) utilizar: Una identificación, otra en el carro, una tarjeta y el efectivo. Haz una revisión, si hay tarjetas que no usas a diario, no las lleves contigo.

La idea detrás de estos cinco puntos es no ser presa fácil. Los delincuentes cambian el riesgo por la recompensa, así que si tú presentas un alto riesgo por una recompensa determinada, desincentivas al posible asaltante y éste buscará a alguien más.

Leer las cinco S’s no es suficiente, ponlas en práctica y comenta si notas algo nuevo o sospechoso.

Recuerda: “NADIE planea ser asaltado o atacado”

Pero esto no acaba aquí… Uno de los puntos más vulnerables de las personas es el traslado en vehículo. ¿Qué debes de hacer antes, durante y después de subirte a tu carro?  – Esto lo veremos en el siguiente artículo.

 

Por Gabriel Angulo

Aquí aprenderás sobre seguridad

¡Bienvenido!

¿Alguna vez has sido asaltado? ¿Has estado cerca de una emergencia médica sin poder hacer algo mas que pedir ayuda? ¿Te han seguido sin saber qué hacer?

Estas situaciones son solo algunas de las que se pueden presentar en la vida cotidiana. Si te sientes identificado con alguna de éstas, te interesa la seguridad por profesión o curiosidad, estás en el lugar indicado.

En esta sección se subirán periódicamente artículos relacionados con la seguridad en temas como:

  • Supervivencia urbana
  • Primeros auxilios
  • Supervivencia en áreas remotas
  • Vigilancia y  contra vigilancia
  • Tiro táctico
  • Evasión y escape
  • Y mucho más…