Category Archives: Rutas y vehículos

SEGURIDAD PERSONAL: RUTAS Y VEHÍCULOS

Si ya estás siguiendo los nuevos hábitos de seguridad, es probable que te hayas preguntado: ¿Qué pasa con cosas que no puedes cambiar del día a día?  Por ejemplo, ir al trabajo o escuela y de regreso a casa. ¿Cómo mejorar la seguridad en mis trayectos si siempre paso por los mismos lugares? Todo esto tiene una solución que tiene que ver con el reconocer los peligros, identificar puntos de interés y mantener la alerta.

 

Vamos a trabajar sobre la idea más típica, es la ruta de casa-trabajo-casa. Para poder llevar a cabo el siguiente ejercicio requerirás:

 

  • Un mapa (Google Maps o alguno en papel para que puedas rayarlo)
  • Plumón o pluma
  • Tu auto

 

Reconocimiento

Ya hemos mencionado que es importante estar alerta, pero estarlo el 100% del tiempo puede ser bastante cansado. Este ejercicio nos ayudará a reducir el riesgo sin hacerlo tedioso.

 

Hay muchas personas que saben navegar solo por avenidas grandes y cuando hay desviaciones se pierden, por lo que es importante poder conducir en estas rutas sin necesitar el GPS. Para esto, lo primero que tenemos que identificar son tres o cuatro rutas de casa al trabajo y de regreso con las siguientes características:

  1. Avenidas o rutas más rápidas
  2. Transito fluido
  3. Menor cantidad de semáforos, altos o paradas forzosas (vías del tren, cruceros, etc.)
  4. Identificar rutas alternas que normalmente un GPS no logra. (Ejemplo: Atravesar estacionamientos que conectan algunas calles o avenidas.)
  5. Evitar barrios o colonias peligrosas

 

Esto nos dará una idea más clara de por dónde transitar sin establecer un patrón, pues cada día puedes cambiar de ruta y observar tu alrededor.

 

Identificar puntos importantes

Una vez que hayas seleccionado tus rutas, debes identificar los puntos de interés que son:

 

  1. Puntos de seguridad (estación de policía, puesto militar, control policiaco, alta concentración de seguridad).
  2. Puntos de emergencia (Hospitales, centros médicos, bomberos, Cruz Roja, etc.).
  3. Zonas y puntos de peligro (Puentes, cruceros, vías de tren, reparaciones de calles, construcciones, barrios y colonias peligrosas).

Te sorprendería saber cuántos lugares seguros y de emergencia no habías notado. La idea es que puedas acudir a uno de ellos en caso de una emergencia médica o de que notes que te están siguiendo.

 

Prueba y confirmación

El siguiente paso es recorrer estas rutas y confirmar lo que hayas identificado ya que puede que Google Maps no esté actualizado y ya existan nuevos lugares. Aquí es donde vas a notar si existen construcciones, zonas difíciles de transitar por falta de mantenimiento y otros.

 

Puntos de ahogo

Ahora, existirán puntos por los que inevitablemente tienes que pasar para llegar a tu trabajo o casa aunque cambies de ruta; a estos se les llama Puntos de Ahogo. Aquí es donde más vigía tienes que estar ya que tus movimientos son predecibles por aquí.

En estos puntos debes enfocarte en identificar la actividad típica que existe como: cantidad de personas, tipo de vehículos, qué hacen las personas, etc. Cuando haya algo diferente podrás notar si te parece sospechoso o parte de lo cotidiano.

 

Analiza los peligros.

Una vez que hayas hecho lo anterior, busca en los puntos de ahogo donde puedas ser atacado por las características no deseadas. Tienes que pensar cómo sería fácil llevar a cabo un ataque. Aquí debes identificar salidas de emergencia, por ejemplo: pasar por encima del acotamiento, banqueta, etc.

Una vez que hayas encontrado los puntos más peligrosos, debes permanecer alerta y sin distracciones cada vez que pases por ahí, además de notar vehículos pesados que puedan cerrarte el camino o personas sospechosas que estén ahí sin razón alguna.

 

Recuerda: “La rutina es el enemigo número 1 de la seguridad y la protección”

 

El análisis de rutas que acabas de hacer te permitirá identificar los puntos potenciales de peligro y minimizar el riesgo en tus traslados. Ahora solo falta que apliques técnicas de contra vigilancia tanto a pie como en vehículo para evitar ser seguido o vigilado. Esto lo veremos a detalle en el siguiente artículo.

 

Por Gabriel Angulo